Fragmento del registro audiovisual de Bienar 2013: primer encuentro artístico en Santa Cruz, 6ta región, Chile.

Joan Jara afirma en un testimonio sobre la vida y muerte de su esposo Víctor Jara, cantautor chileno asesinado por la dictadura en 1973:

“El movimiento de la canción chilena se había identificado tanto con la ‘Unidad Popular’ y había sido un elemento tan poderoso, emotivo, cohesivo e inspirador, que las autoridades militares consideraron necesario declarar ‘subversivos’ incluso los instrumentos indígenas, cuyo sonido maravilloso había llegado a adquirir tanto sentido e inspiración.”[1].

De visita en el Museo Organológico de Valparaíso, su director Fernando Ramírez Escare, me obsequia este instrumento musical en 2012. Se trata ,según sus palabras, de un ‘choto’ y debe su nombre al árbol del cual proviene la madera con la que se ha fabricado. Investigando encuentro que se trata de un instrumento andino también conocido como ‘Palahuito’. Según instrucciones de Fernando y Sole quien es su pareja, para obtener un sonido es preciso poner los labios como si se fuera a dar un beso y posteriormente ubicar la boca sobre la madera. Fernando me comenta que comenzó su colección de instrumentos musicales, cuando en la década del setenta muchos de ellos fueron prohibidos por la dictadura.

Vientos del sur’ es una cita a mi historia en el Museo Organológico de Valparaíso. Igualmente refiere a la historia de los instrumentos andinos en territorio Chileno. Los labios buscan el sonido mientras el viento sopla desde el sur.


[1] Jara, Joan. Victor Jara. Un canto truncado. Barcelona: Ediciones B, S. A., 1999. Pág. 361 y 362

Lista de canciones, entrevistas y composiciones narradas; mapa de estaciones sonoras e ilustraciones de CD, disponibles para descarga.

Valparaíso como un concierto, la ciudad como una mezcla de sonidos que conducen la historia de una grabación clandestina, a ritmos porteños de cuecas que suenan en el bar más antiguo del puerto. El mar, el plan y los cerros como el lugar que emerge entre ritmos de tambores y zampoñas proscritas, sobre la subida de la calle Ferrari. El tren más lento del mundo transportando a los viajeros a través de partituras empíricas y un hombre vendiendo su banda sonora, en el mercado de las pulgas de la avenida Argentina. En el metro los músicos se escabullen entre pasajeros de la estación Barón, mientras la plaza recibe a los estudiantes que corean los antiguos ritmos de la nueva canción. Valparaíso como el lugar que comienza cuando el porteño toma su guitarra y las calles con sus edificios arman un tren sonoro e invisible, que toma ruta hacia nuevos puertos. Al final de la canción no se aplaude, se grita “Marrichiweu”.

___________________________________________________________________________________________

DOCUMENTOS

Mapa de estaciones sonoras / PDF – 7,0 MB

Ilustración portadas de CDs / PDF – 11,3 MB

CDS_Valpo_web3

Carlos Guzmán. Valparaíso. Septiembre de 2012

97Radiocondor. Lista de canciones, cuadernillo e ilustración del CD disponible para descarga.

Radiocondor parte del modelo del ave andina. Silenciosamente se nutre de sonidos a partir de la captura del paisaje musical de la ciudad. Radiocondor es un proyecto de Carlos Guzmán, publicado y distribuido bajo licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Colombia (CC BY-NC-ND 2.5)

___________________________________________________________________________________________

DOCUMENTOS

Cuadernillo 97Radiocondor / PDF – 1,2 MB

Ilustración CD 97Radiocondor / PDF – 2,6 MB

Cuadernillo 97Radiocondor / Issuu

Descargue aquí el mapa de estaciones sonoras (click para descarga)

En Valparaíso se distribuyen cinco dispositivos de audio en diferentes lugares de la ciudad. El contenido de las piezas es una compilación documental de experiencias y sonidos que dan forma a estos mismos lugares. El proyecto invita a los pobladores locales a escuchar cinco estaciones sonoras desde sus fuentes originales.

Valparaíso como un concierto, la ciudad como una mezcla de sonidos que conducen la historia de una grabación clandestina, a ritmos porteños de cuecas que suenan en el bar más antiguo del puerto. El mar, el plan y los cerros como el lugar que emerge entre ritmos de tambores y zampoñas proscritas, sobre la subida de la calle Ferrari. El tren más lento del mundo transportando a los viajeros a través de partituras empíricas y un hombre vendiendo su banda sonora, en el mercado de las pulgas de la avenida Argentina. En el metro los músicos se escabullen entre pasajeros de la estación Barón, mientras la plaza recibe a los estudiantes que corean los antiguos ritmos de la nueva canción. Valparaíso como el lugar que comienza cuando el porteño toma su guitarra y las calles con sus edificios arman un tren sonoro e invisible, que toma ruta hacia nuevos puertos. Al final de la canción no se aplaude, se grita “Marrichiweu”.

Radiocondor es un proyecto de Carlos Guzmán realizado en Valparaíso con la colaboración y el apoyo de:

  • Fernando Ramírez Escare (Grupo Aurha / Grupo Senda / Museo Organológico de Valparaíso)
  • Soledad Figueroa Vivanco (Grupo Aurha)
  • Mauro Gutiérrez Pardo
  • Carlos Albarracín (Tren más lento del mundo)
  • Músicos callejeros en Metro Valparaíso
  • Estudiantes en la marcha del 28 de Agosto

Agradecimientos:

  • Luiza Baldan
  • Catalina Jiménez Torres
  • Restaurante-Bar El Liberty
  • Karen Silva Fernandez
  • La Radioneta de Valparaíso
  • CRAC Valparaíso (Paulina Varas, Jose Llano, Soledad León, Maria Paz Gardiazabal, Valentin Nycz-Valenzuela, Maricel Aguilera)
  • Instituto Distrital de las artes IDARTES

Valparaíso. Septiembre de 2012

Registro de música y cantos en la marcha estudiantil del 28 de Agosto  en Valparaíso. Documento del proyecto “Radiocondor / Cartografía Silente”, desarrollado como parte de la residencia en el centro de residencias para artistas contemporáneos CRAC – Valparaíso

Lado A: El martes 28 de agosto a medio día tome ruta desde la matriz al teatro Condell. El día era soleado y apenas baje de la casa sentí el clima caldeado. La tranquilidad del ambiente en la plaza Echaurren que acostumbraba a ver a diario ahora se contrastaba con un embotellamiento automovilístico. El hombre de la micro me sugirió no tomar su servicio pues los autos estaban desviando por Errázuriz. Entonces caminé directo por calle Serrano y llegué a la plaza Sotomayor. Allí me detuvo una masa de personas y una batucada que se preparaba para animar la marcha estudiantil. Por primera vez desde que llegué al puerto sentí estar viviendo un deja vu, de alguna forma el ambiente me condujo al centro de la capital colombiana. Además del sol que pegaba fuerte al medio día, los sonidos y arengas me hacían caminar por la carrera séptima de Bogotá, mientras andaba con la masa agitada que tomaba ruta por Blanco. Bogotá en Valparaíso eran los miles de estudiantes agolpados sobre la calle, cantando y gritando por la educación pública: “!Vamos compañeros!, ¡hay que ponerle un poco más de empeño!, ¡salimos a la calle nuevamente!, ¡la educación chilena no se vende!, ¡se defiende!”. Acostumbrado a ver las interminables marchas campesinas, sindicales, obreras y el amplio movimiento estudiantil de mi país, las avenidas porteñas se transformaban en las calles de un mundo que vive en desacuerdo con los modelos de vida del statu quo.

Lado B: Al final llegué al teatro Condell y de allí me dirigí al paseo wheelwright. De vuelta se veían los gases lacrimógenos y los carabineros conteniendo los disturbios. Pensé entonces en una invitación que me había llegado hacia unos días de un grupo de personas que busca justicia para el fallecido músico, cantautor y director de teatro chileno, Víctor Jara. La campaña dirigida desde la fundación que lleva el nombre del artista se denomina “Justicia para Victor“. Han pasado casi cuarenta años de su magnicidio en el Estadio Nacional de Chile, convertido durante los primeros días del golpe militar en centro de detención de la dictadura. Pensé en Jara desde su música, el casete se acaba y es necesario darle vuelta. Otro deja vu emerge cuando Víctor toma su guitarra y canta a los estudiantes el “Movil oil special”.

Entrevista a estudiantes en la marcha estudiantil del 28 de Agosto en Valparaíso.

Trabajo realizado con el apoyo del programa distrital de estimulos del Instituto Distrital de las Artes (Idartes), Alcaldia Mayor de Bogotá D.C. Carlos Guzmán. 2012.

 Entrevista realizada a Carlos Albarracín en el tren más lento del mundo. Documento desarrollado en el marco del proyecto “Radiocondor / Cartografía Silente”, llevado a cabo en el centro de residencias para artistas contemporáneos CRAC – Valparaíso.

Carlos Albarracín vive en el tren más lento del mundo. Su casa queda al lado del mar, tiene como vista el horizonte del pacífico. A las cuatro de la tarde abre la puerta del vagón y toca el piano para turistas y caminantes del paseo wheelwright en Valparaíso.

El tren debe su apelativo al hecho de que en un tiempo se desplazó a una velocidad única: dos kilómetros por hora entre la estación puerto y su ubicación actual. Ahora el metal de la carrocería ha quedado atrapado en el tiempo y se vislumbra sobre los rieles como una fotografía musical ambientada en el piano, esto en palabras de Luiza Baldan, fotógrafa sin cámara y aprendiz a bordo. Carlos ofrece clases a quienes suben y preguntan por su música, el tren lleva a los viajeros através de partituras empíricas.

De lejos los sonidos se superponen uno tras otro, son tres capas que describen un escenario. Primero sopla el viento sobre la costa y el oleaje toma el rol de director. Ahora el pianista comienza a tocar superponiendo las teclas al viento que pasa a través de las ventanas. Finalmente cruza en paralelo una locomotora que avanza al ritmo de la ciudad portuaria, se trata del metro de Valparaíso que culmina el recorrido en la estación Limache. La velocidad cero del vagón contrasta con los ciento veinte kilómetros por hora que alcanza el ferrocarril metropolitano. En la situación se describe el lugar que toma este patrimonio cultural de la ciudad. Tres sonidos y tres etapas del tiempo se funden sobre los rieles oxidados, el mar sopla con fuerza el vagón estacionado y sumerge al pianista en las frías aguas porteñas.

Registro de Carlos Albarracin en el piano del tren más lento del mundo en Valparaíso.

Trabajo realizado con el apoyo del programa distrital de estimulos del Instituto Distrital de las Artes (Idartes), Alcaldia Mayor de Bogotá D.C. Carlos Guzmán. 2012.

Entrevista realizada a Mauro Gutiérrez autor de la canción “El Liberty“. Esta música llega a mis oidos en el bar que lleva el mismo nombre en la ciudad de Valparaíso, durante una noche de agosto cuando entré al local a escuchar la rueda de cantores.

En la entrada  “El pescador en el liberty“, publicada anteriormente, se puede oir la composición.

Documento del proyecto “Radiocondor / Cartografía Silente”, desarrollado como parte de la residencia en el centro de residencias para artistas contemporáneos CRAC – Valparaíso. Con el apoyo del programa distrital de estimulos del Instituto Distrital de las Artes (Idartes), Alcaldia Mayor de Bogotá D.C. Carlos Guzmán. 2012.